Elizabeth es amenazada por delincuentes y golpeada por policías en Ixtapaluca

|
15 abril, 2018

IXTAPALUCA, MÉX.- Una pesadilla vive la señora Elizabeth Díaz después de que de buena fe rentó su domicilio para casa habitación, pero los arrendatarios ocuparon la casa para desvalijar vehículos, y después de varios intentos logró hacer su denuncia pero fue amenazada de muerte y golpeada por el comandante Mendieta de la policía municipal de Ixtapaluca.

El pasado 10 de enero, la señora Elizabeth, al verse presionada por la falta de dinero, decidió rentar su domicilio ubicado en la calle Xicotencatl, manzana 8, lote 29, de la colonia Ampliación 6 de junio, de este municipio, a una pareja para casa habitación, de nombres Luis y Nicol Castro.

Todo fue normal, hasta el mes siguiente, el 12 de febrero, cuando fue a cobrar la renta a su domicilio y se percató que la pareja utilizaba su domicilio como un taller mecánico, cosa que no le gustó ya que la había rentado como casa habitación, por lo que solicitó a los inquilinos desocuparla de inmediato.

Sin embargo, el hombre identificado como Luis, con tono de amenaza le dijo “Mire, vieja pendeja, eso le pasa por pinche confiada, si usted denuncia le van a decomisar su casa, se va a la cárcel y la van a acusar de cómplice, así que mejor no abra el hocico”.

Elizabeth inmediatamente se trasladó a la agencia del Ministerio Público de Ayotla para realizar la denuncia correspondiente, pero el Licenciado Cesar Serrano, del tercer turno, no le quiso alzar la querella al ver la negativa de esa autoridad, por lo que pidió la ayuda a una dirigente de la zona quien le mandó para su auxilio al comandante Mendieta, mismo que en minutos arribó al domicilio con una decena de policías quienes ingresaron y tomaron fotografías de todo.

Durante la revisión del domicilio, el habitante le marcó a la dueña del domicilio, por lo que el comandante pidió atender la llamada. El sujeto le comentó que necesitaba verla ese mismo día más tarde en Sendero Ixtapaluca, por lo que pactaron verse en la zona de comida de dicho lugar, “Nada más donde me pones un cuatro y va a valer tu vida y la de tus hijas”, le señaló el presunto delincuente.

Fue ahí cuando el comandante Mendieta pidió a la arrendataria que subiera a la patrulla y la trasladaron a las oficinas generales de SMTP para planear el operativo que se instalaría para poder capturar a los responsables, pero estos nunca llegaron a la cita.

La mujer desesperada y con el temor tras las amenazas de muerte, decidió irse a otro estado con sus hijas, al día siguiente el comandante Mendieta le mandó unas fotos de dos sujetos que fueron detenidos dentro de su domicilio por lo que le solicitaron acudir al Ministerio Público para denunciar.

Al acudir a las instalaciones de la representación social y ver a los dos detenidos que no eran a los que le había rentado y que no conocía, al preguntar por el caso de su domicilio, el Ministerio Público no le hizo caso y su sorpresa fue que la mujer a la que le había rentado se encontraba con un abogado defendiendo a los sujetos que habían detenido dentro de su domicilio, pero a ella nadie le decía nada, nadie le daba informes.

Narró que un licenciado del Ministerio Público le dijo a Elizabeth que regresara en 15 días porque apenas se abriría el expediente y carpeta de los hechos de su domicilio, por lo que a la mujer se le hizo fácil salir del estado para estar resguardada tras las amenazas.

Pasaron los 15 días y la mujer regresó, pero su sorpresa es que los detenidos ya estaban libres y no había una carpeta de investigación.

El comandante Mendieta autorizó a Elizabeth habitar su casa ya que nunca estuvo asegurada, nunca hubo sellos por parte de alguna autoridad, pero al ingresar a su domicilio, la sorpresa fue que estaba vacía, sin muebles.

Vecinos del lugar comentaron que los propios policías se encargaron de vaciar la casa, incluso de desvalijar el vehículo que estaba dentro del domicilio, por eso es que la dejaron vacía durante esos 15 días que la dueña se había ido del lugar.

El pasado miércoles 11 de abril, por fin el licenciado Jesús Alfredo, Ministerio Público de Ayotla, le aceptó la declaración e interpuso la denuncia, fue ahí que las represalias aumentaron ya que los licenciados que presuntamente llevaban el caso de Elizabeth nunca hicieron nada y los policías también caerían en responsabilidad.

Esto fue lo que hizo enojar al comandante Mendieta, quien la tarde de ese día acudió junto con cerca 10 elementos de la policía municipal al domicilio de Elizabeth, y al abrir la puerta, los elementos ingresaron al domicilio y la sacaron a punta de patadas, “por tu culpa nos sancionaron, esto te sacas por habladora”, fueron las palabras que el comandante le dijo Elizabeth.

Vecinos, al ver las arbitrariedades que estaba haciendo la policía, grabaron los hechos pero fueron amenazados por el comandante, por lo que no quieren hablar ni mucho menos quieren dar los videos que tomaron donde se observa cómo golpeaban a la mujer; “la policía mujer me sometió, los policías me golpearon en la cara y el comandante me dio un patadota en el trasero”,  denunció Elizabeth.

Al no tener dinero, ni casa donde dormir y con el temor por las amenazas de los presuntos delincuentes y los propios policías, Elizabeth vive refugiada en el domicilio de un vecino que le brindó su casa para que no estuviera en la calle, esperando que las cosas se compongan o que las autoridades hagan algo.

“Voy a llegar hasta las últimas consecuencias porque no se valen lo que me hicieron, tanto los delincuentes ,a los que por error les renté mi casa, y las autoridades, como es el Ministerio Público y la policía municipal, por lo que los hago responsables de cualquier cosa que me pase”, terminó Elizabeth.

Print Friendly

Comments

NEO