VIDEO: Bolero perdió un ojo durante asalto pero siguió en la lucha para salir adelante

|
22 octubre, 2018

AMECAMECA, Méx.- 22 DE OCTUBRE DE 2018.- Desde los diez años de edad, el señor Eduardo Reyes Castillo, oriundo del municipio de Chalco, se ha dedicado a la boleada de zapatos, con lo que ha sacado adelante a sus 5 hijos, pero lamentablemente ha sufrido los estragos de la delincuencia al ser asaltado y perder un ojo tras ser lesionado por los sujetos que lo abordaron.

Desde muy temprana edad, Eduardo Reyes Castillo empezó a trabajar de bolero debido a que su papá no contaba con el dinero suficiente para sacarlos adelante, por lo que tenía que buscar alternativas para su familia.

A los 10 años fue la primera vez que Eduardo salió a buscar trabajo de bolero, en otros tiempos trabajaba como cargador, cuidaba puestos o de lo que fuera, pero buscaba tener dinero para atender sus necesidades.

Cuando cumplió 11 años, trabajaba cerca del Reclusorio Oriente y lo invitaron para que ingresara y le boleara los zapatos al personal y reclusos, le entregaron una credencial para poder ingresar, pero por su descuido, este la perdió al interior, lo que le ocasionó un gran susto ya que las autoridades ya no lo dejaban salir por no portar con su identificación.

“Pensé que me quedaría en la cárcel”, señaló Eduardo, quien recuerda de manera chusca lo ocurrido, pero también lo amables que fueron quienes hasta lo invitaron a comer.

Asimismo, refiere que durante su trabajo en la calle ha conocido artistas a quienes les ha boleado los zapatos, como Carmen salinas, El Santo o Tatiana, a quienes recuerda con mucho agrado.

Trabajando de noche en los bares de la Ciudad de México fue como se ganó la vida desde muy temprana edad, pero desafortunadamente en el año 2000 la delincuencia lo marcó de por vida.

“Eran como las 10 de la noche, yo trabajaba como cualquier día, pero se me acercaron unos sujetos quienes me pidieron un cigarro, pero como no fumo, les di dinero, estos no me lo aceptaron, se enojaron y uno de ellos me agarró por la espalda y me clavó un cuchillo como de Rambo en el ojo izquierdo”, recordó tristemente Eduardo, quien señala que debido a ese acto perdió la vista en el ojo.

También durante la plática, explico el significado de la palabra “bola”, refiere que anteriormente la grasa de zapatos era vendida en una forma de bola, por lo que de ahí viene palabra bolero.

Gracias a su actividad, Eduardo compró un terreno para construir su hogar, cuidando y sacando adelante a sus cinco hijos quienes en la actualidad se encuentran casados, por lo que ahora camina por las calles de Amecameca donde tiene su actual residencia y sigue con su cajón de bolero buscando clientes por las calles.

Print Friendly, PDF & Email

Comments

NEO