VIDEO: ‘Policías mataron a golpes a mi hijo’; Marco murió en una celda en Juchitepec

|
24 noviembre, 2018

Por un pleito con su mujer quien no le permitía ver a su hijo, Marco Antonio Ramos Gonzales perdió la vida presuntamente a manos de la policía municipal, al ser brutalmente golpeado en las galeras de la comandancia del municipio de Juchitepec.

 

La tarde de este viernes, Marco Antonio acudió al domicilio de su ex mujer ubicado en la calle Mártir, de la comunidad de San Matías Cuijingo, donde la mujer de nombre Alejandra García Quiroz, al no permitirle ver a su menor hijo, se empezaron a golpear por lo que sus familiares pidieron el apoyo de la policía municipal.

Una unidad de seguridad arribó minutos más tarde, al mando del oficial Alejandro García Quiroz, quienes aseguraron a Marco y su ex esposa para posteriormente trasladarlo a las galeras de palacio municipal ubicado en la cabecera municipal de Juchitepec.

Al arribar a las instalaciones del palacio municipal, solo Marco fue ingresado a las galeras, quien presuntamente fue golpeado en su interior dejándolo solo con los puros pantalones ya que su playera le fue arrancada a jalones.

La señora Francisca González, madre de Marco, fue alertada por sus nietos quienes les avisaron que los policías se habían llevado a su papá y a su mamá, por lo que de inmediato se trasladó de la comunidad de San Matías Cuijingo hasta el palacio municipal de Juchitepec.

Al llegar a las instalaciones de la policía municipal, la señora Francisca pidió ver a su hijo y a su nuera, pero los elementos femeninos que atendían las oficinas le refirieron que solo había ingresado a su hijo y que su nuera solo había firmado el ingreso, ya que ella fue la que solicitó a los elementos.

Tras exigir con voz alta y palabras altisonantes poder ver a su hijo, la señora Francisca pudo observar por unos instantes a Marco, quien lloraba en el interior de las galeras y le dijo que había sido golpeado por los uniformados.

La madre, al ver a su hijo solo en puros pantalones, le dijo  que acudiría a su domicilio para llevarle una chamarra y una cobija, por lo que se trasladó nuevamente a la comunidad de San Matías Cuijingo, regresando a la hora aproximadamente de los hechos.

La señora Francisca nunca se imaginó que ese segundo en que vio a su hijo en las galeras sería el último con vida, ya que al arribar con la chamarra y la cobija solicitó a las guardias poder verlo para entregarle sus pertenencias, fue entonces que las oficiales abrieron la puerta de las galeras, las cuales se encuentran en total obscuridad y vieron algo que las alertó ya que de inmediato entre ellas empezaron a susurrar: “vete por el reflector, pide apoyo y una ambulancia”, fueron palabras de las mujeres según la madre del hoy occiso.

La actitud de las oficiales hizo que la señora Francisca se pusiera altanera y grosera por que no sabía lo que pasaba, fue entonces que alertó a sus familiares que poco a poco arribaban a la explanada municipal para exigir poder ver al detenido.

Al no ver alguna respuesta, solicitaron tocar las campanas de la iglesia para que se congregara la gente, lo que así sucedió por lo que autoridades pidieron el apoyo de la policía estatal, arribando un centenar de granaderos quienes con gas lacrimógeno dispersaron a la gente.

Horas más tarde y al saber que Marco ya estaba muerto, familiares hablaron con el Agente del Ministerio Público quien les señaló que el cuerpo tenía que ser llevado a las instalaciones del Semefo en el municipio de Chalco, pero pobladores no se los permitían.

Después de un largo platicar con los familiares, estos accedieron que el cuerpo fuera trasladado al Semefo donde presuntamente un abogado y familiares podrían ingresar a la necropsia, pero solo fue un engaño.

Su mamá y hermano estuvieron toda la noche en las instalaciones del Ministerio Público ubicado en el municipio de Chalco, donde presuntamente los trámites iban a ser rápidos para la entrega del cuerpo, pero los agentes del Ministerio Público no hicieron nada durante toda la noche por que la familia de Marco no les llevó  café y su pan que les habían pedido.

Fue hasta la mañana de este sábado que gracias a los abogados y el dueño de la funeraria que le entregaron el cuerpo cerca de las 12:00 horas.

“Queremos justicia porque a mi hijo lo mataron, los policías lo mataron porque cuando lo vi mi hijo ya estaba en el piso y los policías decían que se había suicidado, pero no es cierto mi hijo me dijo que lo habían golpeado”, señaló la señora Francisca.

Asimismo, la señora Francisca señala que el regidor de Juchitepec Leonardo Refugio González le ofreció dinero para como apoyo a la desgracia que había ocurrido, pero la condición era que dejara todo en paz y que ya no hiciera nada en contra de la administración municipal, cosa que la hizo enfurecer más y reafirmando el dicho de que los oficiales mataron a golpes a su hijo de 29 años de edad.

Print Friendly, PDF & Email

Comments

NEO